Conversación bajo el eclipse

por Marisol Oviaño
Fotografía en contexto original: elespectador

Todavía no era de noche cuando hemos cerrado nuestros respectivos chiringuitos y nos hemos ido a tomar una caña.

Es la nuestra una de esas amistades que la vida te regala cuando menos te lo esperas, a una edad en la que te has llevado tantos palos que ya no te fías de nadie. Pero, aunque somos muy distintas, tenemos tantas cosas en común que era inevitable que acabáramos hablando de esto, lo otro y lo de más allá.

Estamos divorciadas, tenemos dos hijos cada una, más o menos de la misma edad; nuestros exmaridos murieron hace tres años, somos autónomas y peleamos con Hacienda, proveedores, distribuidores, clientes y la Seguridad Social; somos huérfanas de padre, ambas tenemos madres que son “ídolas” de nuestros hijos, y a las dos la vida nos ha enseñado que estamos vivos aquí y ahora. Mañana no sabemos.

Así que nos hemos ido a tomar unas cañas a una terraza bajo el eclipse.
Mientras la luna estaba en el probador, hemos hablado de sexo.
De cómo lo vivimos nosotras.
De cómo lo viven nuestras amigas.
De cómo debieron de vivirlo nuestras madres.
De cómo lo estarán viviendo nuestras hijas.
De cuánto nos gustan los hombres así, en general.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conversación bajo el eclipse

  1. Rochita dijo:

    Muy bien, amiga. Pues aquí paz y después gloria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s