El pavo de la abundancia

por Robert Lozinski

Fotografía en contexto original: Pinterest

pavo

Gordon Ramsay, el famoso cocinero inglés, nos propone para la Nochebuena una receta de pavo relleno, con mantequilla y no sé cuántas cosas más. Cuando ya está casi listo, recubre cuidadosamente el bicho de lonchas de bacon y lo vuelve a meter en el horno donde lo deja una media horita más. Gordon lo llama “Arbol de Navidad”, debido probablemente a la cantidad de ingredientes que utiliza para su preparación y a las franjas de bacon colocadas horizontalmente, que recuerdan las guirnaldas.

Uno solo de todos los ingredientes bastaría para alimentar decentemente a un hambriento y hacerlo feliz: un trocito de pavo, una loncha de jamón con unas pocas cebollitas en aceite, una fina capa de matequilla en una rebanada de pan, una naranja, etcétera.

El pavo del chef británico es indecentemente exagerado. Es el espejo de nuestro modo de vida. El continuo deseo de satisfacer los apetitos ha adormilado los reflejos del sentido común: un fresón no sabe nada sin un baño de nata con azúcar; una manzana no se puede comer si con ella no se ha hecho previamente una tarta; el queso rallado no debe faltar en ningún plato ya bastante rico en otros ingredientes. Todo debe estar súperdulce, megajugoso, extracrujiente. Esto no es comida. Son caprichos estrambóticos de quienes no encuentran ningún placer en lo sencillo.

La felicidad es una sustancia adictiva; queremos que la sensación que nos provoca se repita más, y más, y más. Los tiempos dorados en que vivimos, sin guerras, hambrunas ni éxodos penosos, nos brindan posibilidades materiales que no han existido nunca en la historia europea. Por fin el hombre puede sentirse hombre y no perro callejero. ¿Queremos más? ¿Buscamos acaso la súperfelicidad? Yo no apelo a un sentimiento de culpa. Me pregunto simplemente cuánto nos va a durar la abundancia.


Robert Lozinski es autor de La ruleta chechena

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El pavo de la abundancia

  1. Rick dijo:

    Teniendo en cuenta que la abundancia es inversamente proporcional a la intensidad, no parece que el proceso vaya a tener fin. Pero como un planeta finito es incompatible con un crecimiento hiperbólico, lo único que probablemente no dejará nunca de aumentar es la estupidez humana.

  2. manuoquendo dijo:

    El pavo me parece un horror. Un animal insípido y más en sus versiones postmodernas.
    Prefiero un humilde pollo autóctono deshuesado y relleno con sencillez.
    Saldrían ganando los críos que durante diez días después de Thanksgiving tienen que ir al instituto con sándwich del pavo sobrante en casa.

    Echo mucho de menos los guisantes y las habas de mayo de casa de mis padres. Solo los comíamos una o como mucho dos veces. Y solo en mayo. Ya no hay.

    No es que la comida me llame mucho la atención pero se me parte el alma al pensar en todo lo accesorio que hemos perdido. ¿He dicho accesorio?

    Como decía Batty en Blade Runner……….. “Todos esos momentos escondidos en los pliegues del tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de renacer”. Bueno, algo por el estilo.

    Gracias por el artículo.

  3. Pedro dijo:

    Se ha de volver a Epicuro, no a este epicureismo desaforado. Se ha de releer al Epicuro que con un pedazo de queso hacía una fiesta.

  4. Pedro Lluch dijo:

    Se ha de volver a Epicuro, a releer al Epicuro de verdad, aquel que con un trozo de queso hacía un banquete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s