¿Por qué es tan duro ser mujer en el S. XXI? (X): Christina H. Sommers

A continuación, reproducimos por su excepcional interés, la entrevista de El Mundo con la filósofa crítica con el feminismo contemporáneo, Christina H. Sommers.

http://www.elmundo.es/cronica/2016/09/17/57d79cb1268e3e94358b4638.html

 

Esta académica y filósofa se ha empeñado en los últimos años en explicar por qué el feminismo se ha convertido en una palabra que disgusta a muchas mujeres, cuando en principio todas deberían estar a favor de un movimiento que nació para conseguir la igualdad de derechos y oportunidades para ellas. Después de formarse en algunos de los centros académicos más progresistas del país, ahora critica el pensamiento único que existe en los departamentos de estudios de género en los campus universitarios por lo que se ha convertido en persona non grata en muchos de ellos. A principio de siglo, empezó a preocuparse por el fracaso académico de los niños varones, sobre todo en las barriadas más pobres de EEUU.

De un artículo en el Atlantic, acabó saliendo un libro, La Guerra contra los niños, que ya le posicionó enfrente de muchas feministas y al lado de Camille Paglia, crítica cultural que, con Sommers, mantiene que es una ficción negar las diferencias biológicas entre géneros. En Quién robó el feminismo, la autora cree que el discurso de las académicas del género está muy desconectado del día a día de miles de mujeres de EEUU. Si hay algo que le saca de quicio es la expansión del victimismo y la asociación permanente entre cierto feminismo y la izquierda radical. Ella se considera una librepensadora que no cabe en la corrección política que se hizo con el poder en la universidad de EEUU.

Ahora investiga en el American Enterprise Institute, uno de los think tanks liberales más señeros de Washington, donde mantiene un videoblog, La Feminista Factual, en el que aporta datos para aprobar o rebatir algunas afirmaciones sobre la situación de las mujeres.

El otro día, en las redes, tuvieron que sacar una etiqueta, #porquésoyfeminista, algo impensable hace 30 años. ¿Por qué muchas mujeres ahora se niegan a identificarse con esa palabra?
Porque el término se asocia ahora con el enfado, la falta de humor y el ánimo de venganza contra los hombres. ¿Está justificado? Pues no creo. Hay muchos estilos de feminismo y no todos implican esa actitud de revancha hacia los hombres, esa acritud. Desgraciadamente, ese estilo de feminismo feroz es muy poderoso en los medios y en las universidades. Tiene mucha atención pública pero, en realidad, no es bueno si lo que pretenden es ganar adeptas a la causa.
¿Cómo y cuándo empieza ese sentimiento antihombres?
Siempre ha habido cierta fobia a los hombres en algunas mujeres del movimiento, eso es innegable. Pero eran marginales. Pero hoy, al menos en las universidades, están siendo las protagonistas del debate. La masculinidad se trata de manera rutinaria como una patología que necesita una cura. Casi todos los libros de los estudios de género culpan de la mayoría de los males de la sociedad a los hombres y al patriarcado.
El hecho de que casi todas las mujeres tengan un padre más o menos presente y muchas tengan hermanos e hijos, ¿juega un papel en ese distanciamiento hacia un feminismo que se autoafirma en una guerra de sexos?
Es parte de la explicación. Muchas hoy están agradecidas por lo que el feminismo ha conseguido: el voto femenino, la oportunidad de tener una carrera de éxito y una familia… pero esas mujeres difícilmente se pueden identificar con un movimiento que trata a sus hermanos, hijos o parejas como el enemigo. Y hacen bien: la vida no es una lucha maniquea entre Venus y Marte.
¿Cuándo pasó el feminismo de luchar por la igualdad de derechos y libertades a pensar que las mujeres casi nacen todas como víctimas potenciales de los hombres?
El feminismo de hoy es de lamento. Se empezó a forjar en los 90. La causa noble de la emancipación de la mujer se transformó en victimismo. ¿Cómo pasó? Le echo mucho la culpa a una mezcla desafortunada de teorías de la conspiración sobre un patriarcado fantasma y la propaganda. Desde hace años, he mirado con cuidado estadísticas sobre mujeres y violencia, depresión, desórdenes alimenticios, igualdad salarial y educación. Lo que he encontrado es información engañosa. La tercera ola del feminismo se construye con mentiras e hipérboles. Por ejemplo, la desigualdad salarial. Sí, las mujeres ganan menos que los hombres pero es porque estudian distintas carreras, trabajan en distintos campos y menos horas. Cuando controlas todos estos factores, la diferencia casi desaparece. Pero eso no se dice en los libros de los estudios de género.
¿Aún hay asuntos por los que merece la pena seguir luchando?
El trabajo serio del feminismo en el siglo XXI tiene que ser global, por todo el mundo. En vez de retirarnos a lugares seguros y centrarnos en nuestra opresión imaginada, las feministas americanas y europeas deberían estar en contacto con grupos de mujeres del mundo en desarrollo. Afortunadamente, feministas como Ayaan Hirsi Ali reconocen ese reto moral. Ella ha animado a las mujeres privilegiadas occidentales a apoyar a mujeres que están luchando contra las muertes por honor, las ablaciones genitales, los matrimonios forzados, los ataques con ácido y los castigos con látigo. Por supuesto que las feministas de las universidades se sienten mal por lo que les pasa a las mujeres en Yemen pero también piensan que comparten un destino común. Y pueden citar una letanía de estadísticas de víctimas de sus clases de estudios de género para sostener su punto de vista. Alguien les tiene que decir que esas estadísticas son engañosas y que, aunque la amenaza de daño es constante, ellas están entre las más liberadas y privilegiadas, por seguras, del planeta.
Hay feministas en campus de EEUU que protestan cuando Hirsi Ali quiere hablar allí. Consideran que tiene puntos de vista ofensivos con el Islam, y apenas se conocen iniciativas globales para apoyar a mujeres en Irán o Arabia Saudí…
En EEUU, muchas mujeres de talento y privilegiadas creen ellas mismas que están siendo víctimas de una opresión sistemática. Y no lo son. Ven injusticias por todas partes. Si un conferenciante va a sus universidades y no está de acuerdo con sus queridas creencias, lo ven como violencia psíquica. En la universidad de Brown, unas estudiantes se retiraron a un cuarto seguro con cuentos de colorear y videos de cachorritos. ¿Por qué? Porque venía un conferenciante controvertido. Pensaron que les podía causar un trauma. Cuando hablé en Oberlin, una universidad de élite en Ohio, 30 estudiantes y un perro de terapia huyeron a un espacio seguro. Me sentí mal por haber causado eso en un pobre perro. Cada vez más, los estudiantes activistas en EEUU se centran en su ombligo y en esa situación de opresión muy a menudo imaginada. Mientras, las mujeres de muchos sitios del planeta de verdad que están luchando por su libertad con sus vidas.
Como alguien que se denomina una feminista «objetiva», ¿en qué cree hay más diferencia entre los hechos y la opinión pública?
Los chicos occidentales de entornos desfavorecidos se están quedando atrás académicamente. Y no hay consciencia de esta situación. Los avances recientes de las niñas y de las mujeres en educación tienen que causar una profunda satisfacción, este año ha habido récord de mujeres universitarias en EEUU. Pero no nos puede hacer dejar de ver a los cada vez más numerosos chicos con fracaso escolar, chicos que se van a perder en nuestra economía basada en el conocimiento.
¿Qué es el feminismo de género, explicado a lectores no iniciados?
Es una escuela de feminismo de línea dura que ve a las mujeres, incluso en Occidente, como cautivas de un sistema de injusticia y de opresión. Según esta teoría, cada logro humano en realidad lleva el sello del patriarcado: literatura, filosofía, ciencia, música o lenguaje. No es suficiente con cambiar leyes o tradiciones. El sistema entero tiene que ser desmantelado. El feminismo de género salió de la política radical de los 60 y estuvo marcado por la filosofía marxista y la de Marcuse, Frantz Fanon y Michel Foucault. Yo, sin embargo, me considero una propagadora del «feminismo de igualdad» que lucha por la igualdad moral, social, legal de hombres y mujeres, por la libertad de mujeres y hombres para emplear su estatus de igualdad en intentar ser felices como ellos quieran. Su origen es la Ilustración. Dicho claro, el feminismo de la libertad quiere para las mujeres lo que para todos: dignidad, oportunidad y libertad personal. No está en guerra con feminidad y masculinidad y no ve a los hombres y a las mujeres como tribus opuestas. No está en sus tablas sagradas las teorías de la opresión universal del patriarcado y los males inherentes al capitalismo.
¿Y el feminismo interseccional?
Nació en los 70, con mujeres negras que acusaban a las feministas blancas de no tenerlas en cuenta. Quieren que se tome en consideración la clase, la raza, el sexo o si hay discapacidad. Por ejemplo, una mujer blanca está discriminada por mujer pero privilegiada por su raza. Un hombre negro tendría ventaja como hombre y desventaja por su raza. Patricia Hill Collins, que fue la presidenta de la Academia de Sociología, es la artífice de este pensamiento y autora de un libro que retrata EEUU como tierra de opresión, un sistema rígido de privilegio y dominación. Collins y sus colegas advierten que, aunque la mayoría no lo vea así, es porque está escondido a la sociedad. El conocimiento dicen que se ha construido con las experiencias de los poderosos. Dicen que la idea de la objetividad basada en el conocimiento es una manera de pensar muy masculina y occidental… Tengo problemas con cómo se enseña en las universidades porque es una teoría de la conspiración, si la cuestionas eres una opresora y nunca publican textos de escépticos… Y ser víctima es el modo de tener autoridad moral. Es difícil mantener una discusión racional. He visto congresos acabar con rituales y cantos. O el bullying a hombres blancos, los opresores, en los campus. Estas víctimas tienen permiso para tratarles mal.
Alguna vez usted ha dicho que las quejas de algunas feministas parecen hasta una parodia, como aquella que decía que había que cambiar el nombre al Big Bang…
Es que cada vez es más difícil apreciar la diferencia entre la realidad y la parodia. Algunos filósofos, incluido uno del MIT, han descrito las palabras «rigor» y «seminal» como opresoras masculinas. Pero si es que hay artículos académicos sobre la glaciología femenina…. La autora mira los desequilibrios de poder en las relaciones hombre-hielo. Si hasta hay toda una temática sobre la contabilidad femenina. No tengo ni idea de lo que es eso, en realidad no creo que lo sepa nadie pero hay universidades pagando a profesores para que lo enseñen. Pueden parecer ejemplos extremos. Lo son. Pero es que lo extremo hoy en algunos sitios académicos es la norma.
¿Cómo compatibiliza el movimiento que se hable de «las mujeres» todo el rato y no lo hagamos de «los hombres»? ¿Cree que esa negación de la individualidad de las mujeres las está alejando de ellas precisamente?
Y es que hay situaciones muy distintas. Ahora mismo, en EEUU y en Europa es difícil saber quién está mejor. La vida moderna es una mezcla complicada de cargas y bendiciones, para cada sexo. Las mujeres es verdad que ganan menos y luchan con techos de cristal, pero los trabajos más penosos, más peligrosamente mortales, siguen siendo de los hombres. Podemos aliviar algunas de estas cargas con políticas sensatas, pero ahora mismo el lobby feminista parte de una lógica perversa: si algunos hombres están mejor que las mujeres, eso es una injusticia. Si a las mujeres le va mejor, eso es la vida.
Y, al final, como conseguimos un femenismo «más calmado y fácil de usar», como usted ha defendido que a veces que hace falta.
Mi consejo hoy para las mujeres jóvenes es que reformen el feminismo. Que corrijan sus errores. Que apoyen un feminismo cuyo objetivo sea dar a todas las mujeres -incluso a las muy moderadas y conservadoras- una voz distinta, más que una que pida para todas las mujeres lo mismo. Sobre todo, que hagan causa común con las mujeres que, alrededor del mundo, están luchando por libertades básicas. Apoyar a las mujeres que de verdad están oprimidas le daría al feminismo occidental algo de lo que ha carecido durante muchos años: un propósito contemporáneo digno de su pasado ilustre, prestigio.
A veces ha sido crítica con Hillary Clinton, pero ¿le gustaría que llegara a la Casa Blanca?
No estoy siempre de acuerdo con ella, pero claro que será emocionante ver a una mujer prestar juramento como presidente por primera vez en la historia de EEUU.

https://www.youtube.com/watch?v=fhm_HZ9twMg&index=15&list=PLytTJqkSQqtr7BqC1Jf4nv3g2yDfu7Xmd

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Por qué es tan duro ser mujer en el S. XXI? (X): Christina H. Sommers

  1. Marisol dijo:

    Qué casualidad. llevo varios días trabajando en un artículo sobre el “desnorte” del feminismo. Es como si nos leyéramos el pensamiento, amigo. Bueno, será porque llevamos tiempos escribiendo sobre eso.
    Estoy de acuerdo con ella en que el feminismo actual aleja a las mujeres, que en líneas generales somos hijas, madres, hermanas y parejas de hombres y no queremos que se les demonice. El feminismo actual, ese que consigue subvenciones, está asentado sobre afrentas imaginarias. Ya lo comentamos hace tiempo aquí: https://proscritosblog.com/2016/07/29/donde-esta-el-feminismo-cuando-europa-lo-necesita/

  2. Rick dijo:

    Que nadie se engañe: el progresimo es el fascismo del siglo XXI. Y, como los fascismos de los años 30, empujarán al mundo al borde del precipicio. No es posible negar la realidad tan pertinazmente durante tanto tiempo sin consecuencias.

    Es ecología pura y simple: cuando tu especie se empeña en enterrar la cabeza en la arena, siempre aparece una especie oportunista que te termina enculando.

    El siglo XXII será el siglo de las hemorroides.

  3. Siempre he estado en contra de la idea que esconde la palabra feminismo -rencor, enfrentamiento, generalización, presunción de culpa/inocencia, victimismo, revanchismo…-.
    Habría que hablar simplemente de la igualdad de derechos, idependientemente del sexo – o del género como dicen ahora-, aunque, pensándolo bien, eso ya existe.
    A ver si va a ser ese el problema.

    • Marisol dijo:

      Me temo que sí, que ese es precisamente el problema. Le pasa como a la izquierda: el estado del Bienestar les ha dejado un poco desnortados, y por eso tienen que andar defendiendo las causas más raras y minoritarias (me viene a la cabeza ahora, esa idea de Podemos en Andalucía de reservar puestos de funcionario para transexuales, por ejemplo).
      A ver si tengo un rato y acabo el artículo que estoy escribiendo, que no quiero dejarlo desperdigado por comentarios.

  4. Rick dijo:

    Para algunas es más duro que para otras:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s