Diarios neerlandeses, 60

por Claudio Molinari Dassatti

60

Decimos adiós al ensueño leporino, pues el frío ha empezado a calarnos los huesos. Y a mí más, pues aún no me acostumbro al frío nórdico, no sé si alguien puede. Al llegar a la primera manzana habitada damos con un puesto de aluminio y vidrio pero dotado de calefacción. Nos acomodamos en uno de los sillones acolchados y pedimos dos porciones de papas fritas. La bandeja de mi amiga llega con la mayonesa de rigor y además un pegote marrón similar a la manteca de cacahuetes.

-Tienes que probar esto –me dijo Papita.
-No.
-Anda.
-¿Qué es?
Pindasaus.
-No sé…
-Hazme caso.

Es una revelación. Pero no me he equivocado, solo que esta particular salsa de cacahuetes es indonesia y, por tanto, peor que el crack. Muchos recuerdan el día de las Torres Gemelas, yo recuerdo el día que descubrí el pindasaus.

—-
Ver todas las entradas de esta serie: Diarios neerlandeses

Esta entrada fue publicada en Diarios neerlandeses, General, Series, Viajeros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s