Diarios neerlandeses, 59

por Claudio Molinari Dassatti

59

Detrás de los búnkeres se encuentra la red de caminos de tierra y trincheras que comunicaba el complejo, y que en la actualidad usan bicicletas y senderistas.

Descansamos en una laguna cercana y estudiamos por donde regresar. Papita me señala una senda para caballos plagada de pozos en la que cada uno de nuestros pasos sería un suplicio. A ella le encantan esos desafíos. Sonríe:

-Por allí podemos llegar a donde están las bicis.
-Ni borracho.

Tras dejar atrás dunas y búnkeres, llegamos al extremo noroeste del pueblo. Es un descampado muy irregular cubierto de hierba, un paisaje casi lunar resultado de haber recibido cientos de camionadas de tierra o la descarga de toneladas de bombas. Mientras lo atravesamos, despunta de pronto un sol rasante y débil pero anaranjado. Entonces de entre los montículos de tierra comienzan a surgir de sus madrigueras conejos.

Los hay por todas partes, corriendo, dando brincos, olisqueándose unos a otros. Es casi un sueño ver a familias de conejos blancos e impolutos asomarse a disfrutar el frío y anaranjado atardecer holandés. Estamos en el epicentro de un territorio leporino protegido.

-Nunca he visto conejos relajados, Papita. Los que yo conozco siempre están huyendo de las escopetas.

—-
Ver todas las entradas de esta serie: Diarios neerlandeses

Esta entrada fue publicada en Diarios neerlandeses, General, Series, Viajeros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s