Diarios neerlandeses, 43

por Claudio Molinari Dassatti

43

En el TAGDO nos encontramos de nuevo a Irene, que también está haciendo la ronda de inauguraciones. Irene, la pelirroja, con quien no habíamos podido concluir nuestra conversación porque estaba masticando una salchicha mientras discutía con una artista conceptual, nos había seguido hasta allí.

Sé que su interlocutora era una artista conceptual porque los artistas conceptuales siempre van de negro, como David Lynch, Philip Glass o Damien Hirst. El negro es una declaración de independencia, una ocultación de uno mismo destinada a que sea la obra la que brille.

Irene ahora charla con un amigo del artista lituano, pues tiene una debilidad por todo lo que huela a post-soviético. En sus muchos viajes a Europa del Este para entrevistar a ex comunistas había conocido a mucha gente en Vilna. Vilna no es la esposa de Pedro Picapiedra, sino la capital de Lituania. Pero lo más interesante de la tarde es un italiano que también va vestido de negro, igual que la directora de la galería y el dueño de la misma, de la galería.

—-
Ver todas las entradas de esta serie: Diarios neerlandeses

Esta entrada fue publicada en Diarios neerlandeses, General, Series. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s