¿Por qué es tan duro ser mujer en el S XXI? III (“Nunca esperé que en una manifestación contra la violencia hubiese tanta violencia”)

Captura de pantalla 2015-11-11 a las 20.20.46

Reproducimos la sorprendente noticia publicada por Juan Bosco Martín en lainformación.com el Lunes, 09 de noviembre del 2015, con respecto a los incidentes entre grupos de mujeres durante la manifestación contra la violencia machista celebrada en Madrid el 7 de noviembre.

VIOLENCIA DE GÉNERO

Unas mujeres agredieron a otras en la manifestación contra la violencia machista

Juan Bosco Martín Algarra

Varias mujeres que participaron en la manifestación de este sábado contra la violencia machista fueron insultadas y agredidas por otras asistentes.

“Zorras”, “fascistas”, “hijas de puta”, “machistas”, “ojalá engroséis vosotras la lista de víctimas el año que viene” fueron algunos de los improperios y amenazas proferidos contra un grupo de mujeres que llevaban una pancarta titulada “La violencia no tiene género”.

Entre estas últimas se encontraban representantes de diversas asociaciones que defienden la custodia compartida y que luchan contra el uso torticero de la Ley de Violencia de Género con el exclusivo fin de perjudicar a los hombres en procesos de divorcio. Entre ellas también había representantes de partidos como Ciudadanos o Vox.

“No hay nada más igualitario que decir que la violencia no tiene género”, declaró Patricia Ocaña, miembro una de estas plataformas que fue agredida en la manifestación. Mientras habla con lainformacion.com aún está espantada por expresiones como “os vamos a pasar por la licuadora”, o también “a vosotras no os han dado lo suficiente”.

Ocaña explica que su asociación rechaza todo tipo de violencia: “Por supuesto, estamos contra la violencia que sufren las mujeres, pero también la que sufren sus hijos o sus padres, ya sea a manos de parejas homosexuales o heterosexuales”.

En su opinión, no todas la violencia contra la mujer tiene un origen machista. Según explica, hay que distinguir entre violencia de género (violencia de hombres a mujeres y viceversa), violencia contra la mujer (cuando obedece a cualquier motivo, por ejemplo para robarle algo) y violencia machista (la que provoca un hombre en el convencimiento de que la mujeres son seres inferiores). “Es un engaño decir que las mujeres muertas a manos de maridos esquizofrénicos o con un brote psicótico sean víctimas del machismo”, cita como ejemplo.

Escayolada y con esguinces

Patricia y otras dos mujeres que estaban con el grupo que recibieron los insultos habían sido víctimas de malos tratos por parte de sus parejas. “Es increíble que haya mujeres así de violentas en una manifestación que luchaba precisamente contra la violencia que sufren las propias mujeres”, recalca.

Ella sabe muy bien lo que es la violencia machista. Cuando era sólo adolescente, Patricia ya estuvo escayolada y había sufrido esguinces por los golpes que le propinaba su pareja. “A mí nadie me tiene que dar lecciones de lo que es machismo, porque lo he sufrido en mis propias carnes”.

Estas ciudadanas denuncian los movimientos de “tercera ola feminista” que no están buscando la igualdad real entre hombres y mujeres sino “que los derechos de las mujeres estén por encima de los derechos de los hombres”. En su opinión, esta actitud se ve reflejada en los agresivos eslóganes que profirieron en la manifestación como “machete al machote”, “ante la duda, tú la viuda”, o “a los machotes, la boca en bordillo y patada a la cabeza”.

“Es una lástima que se hayan hecho con el poder del movimiento feminista elementos que no están tan preocupados por defender a las mujeres sino por conseguir poder y subvenciones”, concluye Ocaña. Denuncia que la actual Ley contra la Violencia de Género no está funcionando ni para proteger a las mujeres ni para hacer un país más justo e igualitario.

Custodiadas por la policía

Mercedes Chinchilla, secretaria de otra asociación que sostenía la pancarta “La violencia no tiene género”, confiesa haber sentido pánico cuando vio cómo aumentaba la agresividad hacia ellas.

“Nos empujaron, nos querían quitar la pancarta, dijeron que nos querían ver asesinadas, no se puede imaginar el miedo que pasé”, reconoce antelainformacion.com.

El altercado llegó a tal nivel que tuvieron que pedir ayuda a la policía. Se presentaron seis agentes, que permanecieron junto a ellas el tiempo que duró la marcha. Las mujeres agresoras, entre las que se encontraban algunos hombres, criticaban a los policías que estaban malgastando “los impuestos de todos” al brindarles protección.

Sin embargo, reconocen que también hubo asistentes de la manifestación que se acercaron al grupo para interesarse por lo que estaba ocurriendo y que, al conocer las reivindicaciones de estas mujeres, recibían apoyo y solidaridad.

Algunos participantes que presenciaron la escena la grabaron en vídeo. Las perjudicadas pretenden reunir esas imágenes para evaluar posibles acciones legales. “Nunca esperé que en una manifestación contra la violencia hubiese tanta violencia”, concluye Mercedes.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué es tan duro ser mujer en el S XXI? III (“Nunca esperé que en una manifestación contra la violencia hubiese tanta violencia”)

  1. Marisol dijo:

    Bueno, el feminismo extremo no se diferencia en nada de cualquier ideología en la que la prioridad es aplastar a otro grupo, en este caso los hombres. Por eso no me sorprende esta noticia que, si no fuera por lo triste, resultaría chusca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s