Diarios neerlandeses, 21

por Claudio Molinari Dassatti

21

De mañana, profundamente descansados merced a las cervezas somníferas, Yamila y yo cruzamos unas cuantas plazoletas pobladas de funcionarios por las que su marido seguramente transitaba y conocía. Así llegamos al barrio mayoritariamente negro llamado Matongué.

Como hacía sol, o lo que en Bélgica se considera sol, nos instalarnos en una terraza a comer una especialidad congoleña. La composición, como de costumbre, no la recuerdo pero tarde o temprano la averiguaré. Yamila, en éxtasis por el buen tiempo, me explicó que estudiaba inglés y francés, que había abrazado el budismo y definitivamente la fotografía callejera, o street photography que suena mejor.

Nos habíamos conocido en un concierto del Coyote, músico gallego de la época de la movida madrileña. Una amiga común, alemana pero más española que Manolete, nos presentó: “Esta es mi amiga Yamila. Este es mi amigo Claudio”, dijo y desapareció, pues como era productora siempre tenía algo mejor que hacer. Yamila y yo nos miramos.
-¿Sos fotógrafa? –pregunté.
-No, pero estuve casada con tres.


Ver todas las entradas de esta serie: Diarios neerlandeses

Esta entrada fue publicada en Diarios neerlandeses, General, Series y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s