Diarios neerlandeses, 18

por Claudio Molinari Dassatti
18

Aquel segundo viaje a Bélgica era muy diferente al primero. No nacía de la curiosidad sino del hastío producto de más de dos décadas de eurocentrismo.

Me había cansado de los españoles y su subestimación de sudamericanos y marroquíes, de los portugueses maltratando a los africanos, de los británicos y sus opiniones acerca de indios y paquistaníes, de los franceses y su tendencia a ignorar a los árabes, de los alemanes quejándose de los turcos, y de los escandinavos creando su xenofobia de diseño.

Heridas e infecciones que venían supurando desde hacía años y que la crisis había agangrenado. Era evidente que pronto llegaría la amputación del extranjero, era cuestión de tiempo y yo no quería estar allí cuando ocurriera.

Este segundo viaje era mi despedida de tres buenos amigos. Estaba embalando la última caja de emociones que llevaría conmigo a América, donde la xenofobia se circunscribe a otros seres marrones pero de países limítrofes, naciones culturalmente idénticas o casi idénticas a las de los propios xenófobos. O sea, nosotros.


Ver todas las entradas de esta serie: Diarios neerlandeses

Esta entrada fue publicada en Diarios neerlandeses, General, Series y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s