Filmoteca proscrita: “De camisa vieja a chaqueta nueva”, o el eterno trepa español

 

Miguel Pérez de Lema

Recuerdo que Fernando Vizcaíno Casas era un hombre incómodo para la transición. Sus libros, siempre con Planeta, siempre con grandes tiradas y varias reimpresiones, tenían un éxito enorme porque sabía traducir en historias muy sencillas, divertidas y llenas de ironía la desconfianza ante el cambio del español medio, lo que se llamó el “franquismo sociológico”.

Vizcaíno Casas era un conservador puro que recelaba de cualquier cambio, que maliciaba que la política era un “quítate tú para ponerme yo”, y que la transición era un gran baile de disfraces, como cualquier otra transición en la historia de España. A eso añadía un candoroso y sincero afecto por los idealistas derrotados que dentro del régimen habían visto a los pragmáticos y aprovechados hacerse con el poder, los cargos, y sus prebendas. En el fondo, como todos los irónicos, era un sentimental y en el recuerdo nos sonaba a una cosa irrecuperable.

Sin embargo, hemos encontrado en el desván del tubo la adaptación de una de sus novelas más celebradas “De camisa vieja a chaqueta nueva” y nos ha parecido que, bajo espesas capas de pintura rancia, y de un maniqueismo un poco tierno, hay una espléndida historia que toca el tuétano de la mediocridad española a través de la cristalización de uno de sus personajes eternos y simbólicos: el trepa.

La materia prima del país, en general, no ha dado para mucho más. Y por cada Quijote que salga entre nosotros tendremos siempre docenas de trepas como Manuel Vivar de Alda, el protagonista de esta historia, que le quitarán cualquier ocasión de dar ejemplo.

Viendo esta película, que por otra parte resume con enorme acierto la evolución política del franquismo, todos identificamos las actitudes rastreras de los jugadores de ventaja que han poblado Madrid desde que Felipe II trasladó a la villa del Manzanares la capital del reino.

A pesar de que esta novela y esta película pueden parecer de género ínfimo, y como tal fueron tratadas por la crítica progre de su tiempo, no lo son en absoluto.

Las revindicamos desde aquí como pequeños clásicos de la cultura popular española, por haber cristalizado uno de los “tipos” intemporales de nuestra cultura. El Manuel Vivar de Alda, ideado por Vizcaíno Casas, y encarnado por José Luís López Vázquez -el mejor actor posible para encarnar el mezquino español- son patrimonio nacional nos guste o no nos guste. Sobre todo si no nos gusta.

Manuel Vivar de Alda en España ha habido siempre. En cada oficina, en cada sindicato, en cada escalera de vecinos, hay al menos uno. Y en el Congreso, casi todos.

Esta entrada fue publicada en filmografía proscrita, Filmoteca proscrita, General, Voces de la España profunda y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Filmoteca proscrita: “De camisa vieja a chaqueta nueva”, o el eterno trepa español

  1. Marisol dijo:

    Pues me la he visto enterita. Menudo repaso a la historia reciente de España y, por extensión, de la corrupción.
    Me ha hecho pensar demasiado y tendría que escribir mucho. Pero estoy agotá, así que me voy a la cama.

  2. Miguel dijo:

    Me has dejado con la curiosidad, me atrevo a decir que has pensado -entre otras cosas- en que el trepa falangista es muy parecido al trepa de la partitocracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s