la familia como resistencia (construyendo, 12)

Por Marisol Oviaño
(Dedicado a mi hijo)

construyendo más joven

Entre la foto que encabeza el artículo y la que lo cierra, han pasado cinco años.

Entonces era un niño, pintar la trinchera proscrita fue su primer trabajo de hombre. Cuando le dije que tenía que ayudarme, protestó: a ninguno de sus amigos le pedirían que dejara de jugar a la consola y se pusiera a pintar. A ellos sólo se les exigía aprobar y, en muchos casos, ni siquiera eso. Y él tenía muy buenas notas, no era justo que yo quisiera ponerlo a trabajar. Pero en cuanto vino a la trinchera proscrita y vio la ingente tarea con la que cargaba yo sola, se arremangó y trabajó como un hombre.

Desde entonces ha pintado varios pisos, ha desescombrado jardines, ha buzoneado, ha trabajado de cajero los fines de semana, de ayudante de pescadero en la temporada de Navidad, de camarero en un catering de lujo, de distribuidor de revistas de “alto standing”… Todo mientras estudia un doble grado y saca un curso por año.

A sus 20 años tiene más experiencia laboral que muchos de 30, y una descarnada visión del mundo que pondría los pelos de punta a cualquiera que ronde los 50. El otro día tuvo una entrevista de trabajo para currar de camarero en una franquicia durante Navidad. El encargado era tan consciente de que pagaban una miseria, que les informó de lo que cobrarían antes de empezar a hablar con cada uno, por si alguien quería irse y no perder el tiempo. Pero nadie se fue.

– Qué triste es todo –suspiró cuando terminó de contarme cómo había ido todo.
– ¿Por?
– Porque es tristísimo que esté rezando para que me den esta mierda de trabajo. ¿Sabes a cuánto me sale la hora? A menos de cinco euros.

Menos de cinco euros la hora por trabajar en Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo… Hace dos años le pagaban exactamente el doble. Y Montoro en la tele diciendo que los sueldos de los españoles no han bajado.

En los cinco años que han pasado entre la foto que encabeza el artículo y la que lo cierra, ha perdido la inocencia.

Quizá por eso, cuando el otro día le llamé y le dije que cogiera las herramientas y se viniera a la trinchera proscrita a ayudarme, sólo dijo:

– Vale.

desmontando estantería

—-
Si quieres leer todos los artículos de esta serie: Construyendo

Esta entrada fue publicada en Familia, General y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a la familia como resistencia (construyendo, 12)

  1. antonio santos dijo:

    Gran tipo, Alex. Felicitaciones a su madre.
    ¿Y qué pasó con su vena musical? ¿Sólo hobby?

  2. Marisol dijo:

    Sigue guitarreando, pero no lo contempla como salida profesional: él quiere ganar pasta gansa 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s