¿Cuántos españoles volverían a votar a Zapatero?

Miguel Pérez de Lema

Verán ustedes, vengo escuchando y leyendo últimamente a miembros/miembras de mi generación (digamos entre los 50 y los 35) pestes sobre la Democracia. Y estoy entre ilusionado y asustado porque tiene algo de satisfactorio ver que la gente se pasa a este lado del río, el lado de los que pensamos que el régimen en el que hemos vivido era una estafa y no nos sirve.

Como prueba suprema del error de este régimen, tengo una idea alojada en el cerebro, como un quiste infectado, y se llama José Luís Rodríguez Zapatero. Este ciudadano representa a lo que nos puede llevar -de hecho nos ha llevado- este régimen. En mi mente corrompida este hombre es culpable directo y máximo de la miseria, el dolor y la depresión que veo a mi alrededor desde que me levanto hasta que -cada vez más temprano para huir del frío- me meto en el sobre.

Y sé que este régimen no tiene ninguna capacidad de hacer pagar su culpa a este culpable. Y esa es una razón suficiente para que yo no pueda participar de él. Pero voy, en mi desvarío, más allá. Si Zapatero es algo así como un gestor desleal que ha arruinado la empresa España, también son culpables los miembros de su “Consejo de Administración”, sus ejecutivos, sus propagandistas, y finalmente, los socios que lo eligieron cuando había dado muestras más que suficientes de incompetencia.

Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, y más si lo hace movido por la buena fe y por los “extraños acontecimientos” que sucedieron en mi ciudad del 11 al 14 de marzo de 2004, y que llevaron al vuelco electoral que elevó al peor gobernante desde Fernando VII al poder. Pero el régimen del “terror mongoloide” de este infra ser, comenzó pronto y se agudizó día tras día hasta ser insoportable a la altura de las siguientes elecciones generales.

Considero culpables, y jamás podría perdonar a los 11.064.525 españoles (el 43,64%) que votaron en 2008 la reelección de Zapatero, dándole cuatro años más para destruir nuestro país hasta los cimientos. Y sé que muchos de ellos sí han pagado su culpa, con la ruina y la depresión, pero sé que muchos otros se han librado porque están en lugares a los que el tsunami de mierda no llega por mucha fuerza que lleve la corriente.

Y sé que éstos últimos permanecen agazapados a la espera de un nuevo cambio en la dirección del aire para salir a darnos lecciones de moral para levantarnos los últimos céntimos que llevemos cosidos a la bragueta, para robarnos nuestra última famélica gallina del corral.

Zapatero ha publicado un libro y lo ha presentado. Y viendo como se expresa, cómo se mueve, cómo entona, sé que no ha sufrido nada. Sé que no ha visto cara a cara, ni por un segundo, la miseria y la depresión en la que se asfixia ya la mitad o más de los españoles. Y sé que no conoce a nadie de su círculo directo, que conozca la miseria y la depresión. Y sé que no pasa nada, ni va a pasar.

Nuestra generación vivirá muchos años con el estupor en el alma, asumiendo el golpe tragicómico de haber perdido la inocencia a los 40 años, y flotando agarrados a un madero podrido en un régimen en el que no creen.

Viendo a Zapatero presentando su libro, aun me he hecho una última pregunta Si se presentara hoy ¿cuántos españoles votarían a Zapatero?

Estoy seguro de que muchos más de los que creemos.

 

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿Cuántos españoles volverían a votar a Zapatero?

  1. Ariadna dijo:

    Ya te digo…me encanta tu expresión “trabajar en la Psoe”…es magnífica para expresar un motivo por el que volverían a votarlo. Y la ausencia de capacidad crítica en nuestra sociedad y la muy parcial y ráquitica memoria que parece que algunos gastan, que seguro que tambien puede contar como motivo.

  2. Ricky Mango dijo:

    Hasta que tuve visto a Z muchas muchas veces en el atele -y lo oí en el arradio- no me convencí de que un ente así no sólo podía existir, sino que existía, y yo estaba despierto. Esa capacidad para hablar durante horas sin decir absolutamente nada sólo podía provenir o de un ectoplasma o de un paramecio, y sin embargo ese lastimoso mutante gobernó España con mano de yerro, sic, durante un tercio de mi calvicie. La pesoe debería afiliarse ya a Alcohólicos Anónimos de una furcia vez y dejar de coquetear con los ocupantes de los ovnis.

  3. antonio santos dijo:

    Respondiendo a la pregunta del título:
    Muchos, pero menos de los que volverán a votar a Rajoy.

  4. Miguel dijo:

    Sobre el registrador de Santa Pola, hay que ser justos y reconocer que llegó al poder con un Estado quebrado.No obstante, suscribo buena parte de lo que dice Roberto Centeno sobre él en su último artículo, especialmente lo que se refiere a su indiferencia por el dolor de sus compatriotas:

    Rajoy: ruina general y riqueza a las élites

    El 20-N de 2011, ante la desgracia nacional que era su predecesor, Rajoy arrasó en las elecciones generales, aunque carecía de plan alguno para salir de la crisis. Su programa electoral fue un engaño masivo. Desde entonces, la mentira ha sido su línea constante de acción: “Le voy a meter la tijera a todo, excepto a las pensiones, la sanidad y la educación”, “no daré ni un euro a la banca”, “mantendré el poder adquisitivo de las pensiones”, “jamás habrá un banco malo”, “yo no voy a hacer el copago”, “cerraré la mitad de las empresas públicas”, y así hasta el punto de que la verdad en España es siempre lo contrario de lo que afirma.

    Rajoy ha dedicado toda su política a rescatar a la banca más incompetente y corrupta del mundo desarrollado, la gran culpable de nuestro desastre. A cambio, esta oligarquía que está comprando deuda pública al 3,5% con el dinero del BCE obtenido al 0,5% mantiene el modelo de Estado más inicuo y degenerado de Occidente. Un modelo nacido de la corrupción pactada en la Transición, imposible de pagar pero factor esencial de gobierno de los dos partidos estatales hegemónicos y de los partidos estatales separatistas, lo que es el colmo. Esta desviada manera de gobernar implica el escandaloso resultado de ocasionar el despilfarro de 100.000 millones anuales, causante, junto con el rescate bancario, de la ruina general de los españoles.

    Hace unos días, el BdE y el INE “certificaron” el crecimiento del 0,1% en el 3T13 tal como se les había ordenado, lo que en términos absolutos significaría que el PIB del trimestre habría crecido en 260 millones de euros, pero para ello han endeudado a los españoles en 11.453 millones. Es decir, por cada euro de PIB creado, Rajoy ha endeudado a las generaciones futuras en 44.

    Una asignación punible de los recursos públicos.

    Las medidas tomadas por Rajoy han convertido a España en el país con mayor desigualdad social de la UE-27. La diferencia de rentas entre el 20% más rico de la población y el 20% más pobre es de siete veces, la más elevada de Europa. Nunca antes la diferencia entre ricos y pobres había sido tan grande. Sin embargo, esto les trae sin cuidado a las élites financieras y monopolistas. Nada será nunca bastante para mantener a los banqueros más incompetentes y corruptos del sistema financiero internacional, y exigen a la casta política subordinada que sus gigantescos errores, su desastroso control de riesgos y la corrupción que nos llevaron al desastre sean pagados por los contribuyentes, mientras sus consejeros y directivos tienen las retribuciones conocidas más altas de toda Europa.

    Hay algo mucho peor si cabe que el desembolso por el rescate, y es que el ministro de Economía cometió la ignominia de afirmar que ‘no costará un solo euro al contribuyente’
    Entre dinero efectivo, garantías contra pérdidas, préstamos y avales llevamos desembolsados hasta ahora 275.000 millones de euros. Esta cifra, en términos de PIB es la mayor empleada en los rescates bancarios del mundo desarrollado. Pero hay algo mucho peor si cabe: el ministro de Economía cometió la ignominia de afirmar que “el rescate bancario no costará un solo euro al contribuyente”. De momento llevamos perdidos 45.000 millones, 36.000 que el FROB da por incobrables y 9.000 a fondo perdido de CCM; del préstamo de Bruselas se estima que la mitad no será devuelto y será el Estado quien pague. Y aun así, este increíble expolio a los españoles no es suficiente.

    Ahora resulta que para salvar los activos fiscales diferidos o futuros créditos contra Hacienda (DTA), sin lo cual casi todos quebrarían –algo que Basilea III no admite–, Rajoy ha decidido que el Estado avale los 42.114 millones que suponen los DTA para que Bruselas lo acepte. Aún con ellos avalados, el FMI afirmó la semana pasada que la situación de los bancos españoles sigue siendo muy comprometida, la estimación de beneficios 2014-2015 se ha reducido mucho desde enero y, sin embargo, las cotizaciones en bolsa han subido, lo que no se puede entender. Los nuevos recortes salariales, de pensiones, etc., de 2014 elevarán la morosidad, y el FMI pide no repartir dividendos en los próximos tres años.

    Cuando un Gobierno asigna el grueso de los recursos públicos a un 9% de la población, mientras el 91% restante resulta esquilmado y endeudado para varias generaciones, es señal inequívoca de que el código penal está concebido para que las mayores atrocidades sociales cometidas por banqueros y gobernantes no se consideren delictivas. Son unos bandidos sociales que roban a los pobres para dárselo a los ricos. Y para remacharlo sacan una Ley de Seguridad de corte totalitario para proteger a banqueros y políticos de las iras del pueblo.

    El desastre de Rajoy en estos 20 meses se resume así:

    1. Es el presidente que más ha endeudado España en un siglo. La deuda computable (PDE) se incrementó en los 20 primeros meses de gobierno de Rajoy en 227.000 millones de euros, lo que significa un crecimiento un 80% más rápido que en el periodo 2008-2011. Pero si consideramos la deuda total, es decir, los pasivos en circulación, esta, acumulada a junio –último dato disponible–, asciende a 1,3 billones, el 127% del PIB, o 28.000 euros por habitante. Su crecimiento con Rajoy en 18 meses ascendió a 332.000 millones de euros, una cifra casi inimaginable y que España jamás podrá devolver. Según el FMI España tiene hoy la mayor deuda en términos de PIB en 105 años.

    Mientras Rajoy decía que las pensiones se revalorizarían, Dña. Soraya explicaba a un grupo de inversores internacionales, con un bonito gráfico, que en tres años perderán un 18% de su poder de compra
    2. Ha destruido un millón de empleos y de cotizantes. Desde que Rajoy tomó el poder, la ocupación se ha reducido en un millón de personas, y el número de cotizantes a la Seguridad Social ha bajado en 1,1 millones, algo que hace inviable el mantenimiento de las pensiones. “Las pensiones se revalorizarán”, dice Rajoy con la mendacidad y la falta de piedad que le caracterizan. Pues bien, vean lo que dijo casi simultáneamente Dña. Soraya ante un grupo de inversores internacionales: “Los pensionistas perderán poder de compra, y esta pérdida será tanto mayor cuanto más tiempo pase con el antiguo sistema”, y explicó con un bonito gráfico que en tres años perderán un 18% de su poder de compra por la aplicación del nuevo sistema. Son unos auténticos desalmados.

    3. En 20 meses ha perpetrado el mayor recorte salarial en cien años. Según los datos del BdE los costes laborales unitarios se redujeron un 5,4% en términos reales en 2012, y otro 4,8% de enero a agosto de 2013, en conjunto y siempre en términos reales, la pérdida de poder de compra de los trabajadores se ha reducido en más de un 10%, y casi el doble si consideramos las subidas de impuestos, además los costes del despido se han reducido un 24% por la reforma laboral. Simultáneamente, los consejeros de las empresas del Ibex incrementaron su remuneración un 7,6% con una media de 562.000 euros anuales, a pesar de que los resultados de las compañías gestionadas por ellos fueron un auténtico desastre: cayeron un 35%. Una falta total de ética y de moral.

    4. Está destruyendo el Estado de bienestar. Dentro de su piélago de mentiras, la peor sin duda por ser no ya falsa, sino absolutamente canallesca, es la afirmación de que las subidas de impuestos y los recortes sociales eran imprescindibles para cuadrar el déficit: “No podíamos hacer otra cosa”. Es decir, que según este desalmado de un presupuesto de 470.000 millones era absolutamente imposible recortar 35.000 de otra parte, de los 38.000 millones de duplicidades, de los 30.000 coches oficiales, del millón y medio de enchufados, las televisiones públicas, el Senado, las Diputaciones, y mil cosas más.

    En lugar de ello, ha decidido recortar pensiones, recortar prestaciones, recortar subsidios a los parados de los que un tercio no recibe ya ayuda alguna, recortar ayudas a la dependencia, becas comedor, llevar al hambre y la exclusión social a millones, y seguirá por ese camino en 2014 y siguientes. Rajoy ha demostrado ser un personaje despiadado absolutamente indiferente ante el dolor ajeno. Las personas en situación de pobreza severa viven con menos de 307 euros al mes y su número se ha incrementado en más de un millón de personas con Rajoy (1), mientras que el de millonarios ha subido un 13%, hasta las 402.000 personas (2).

    Las reformas de la ministra de Trabajo de Rajoy pretenden precisamente la destrucción de la clase media y su sustitución por un nuevo proletariado
    5.- Está destruyendo la clase media. La potente clase media creada en los años 60 y fuente principal de estabilidad social y de crecimiento está siendo destruida por el hundimiento de la renta disponible y la pérdida de valor de los activos que los que pertenecían a ella acumularon durante toda su vida, pérdida que llega al 30% con Rajoy. Se ha producido inseguridad jurídica, con la que la reparación del daño y la restitución de los bienes robados es ridícula, un aumento disparatado de los servicios esenciales como el gas o la electricidad y una subida de impuestos confiscatoria que los empobrece gravemente impidiéndoles ahorrar. Las reformas de la ministra de Trabajo de Rajoy pretenden precisamente la destrucción de la clase media y su sustitución por un nuevo proletariado “condenado para siempre a los contratos temporales por obra y servicio” (3).

    Bruselas no cree a Rajoy y anuncia una revisión en profundidad

    Todos los indicadores de ‘sentimiento y confianza económicos’ han empeorado en octubre. El indicador adelantado de la construcción, la superficie a construir, sigue acelerando su caída al -18% en julio y agosto; la compra-venta de viviendas intensificó su descenso hasta el -15 4% y las hipotecas un -41,7%… En cuanto a los PMI de gerentes de compras del sector manufacturero están casi en 50: por encima de 50 se crece y por debajo se decrece, es decir, indican crecimiento cero en los próximos meses. Sin embargo, el correspondiente a empleo cayó a 45,2 puntos en octubre desde el 47,5 del mes anterior, lo que significa que la destrucción de trabajos se está acelerando. Y el PMI de servicios, el más importante ya que representa dos tercios del PIB, volvió a situarse por debajo de 50, y con una fuerte destrucción de empleo.

    Tanto es así que la Comisión Europea –que no se ha creído ni una sola de las mentiras de estos tramposos– acaba de anunciar la apertura inmediata de una revisión en profundidad de la economía española, previa a un procedimiento de sanción por “desequilibrios excesivos”. Para Europa, el problema es que España no ha avanzado nada en la corrección de sus desequilibrios. De los 11 indicadores que utiliza Bruselas para medir los riesgos, no sólo sigue incumpliendo más de la mitad (6 de 11, los mismos que en 2012), lo grave es que la mayoría ha ido a peor: el paro, que dobla con creces el límite; la deuda pública, que está fuera de control; la deuda privada, cuyo desapalancamiento ha sido irrisorio; la posición neta de inversión internacional, en la que estamos en el -95% del PIB (tres veces más que el límite permitido); el tipo de cambio efectivo real, -5,2 frente al 5%; y finalmente, la bomba, en las exportaciones –la gran esperanza de estos tramposos–, resulta que hemos perdido cuota en el mercado exportador a lo bestia, un -14,5%.

    En resumen: Rajoy realiza la síntesis perfecta de la incompetencia y de la vileza. Para lograr tan infernal pacto con los dueños del dinero, que le mantienen con sus compras masivas de deuda el modelo de Estado en que descansa su poder, no le importa llevar a la miseria y al hambre a la mitad de los españoles, que esta vez al contrario de hace 77 años sí parece resignado a morir.

    (1) Cáritas

    (2) Según el informe anual de riqueza que publica Credit Suisse.

    (3) Profesor Niño Becerra.

  5. antonio santos dijo:

    A la exposición inicial de mentiras de Rajoy que hace Centeno en su artículo, hay que añadir la última, que es de traca : “En España no se ha destruido empleo en el último año”. ¿Desinformación presidencial? ¿Enajenación del poder? ¿Intoxicación informativa? ¿Vive en una realidad paralela? ¿Cree que somos los demás los que vivimos en otro mundo? Seguramente habla para los que él sabe que necesitan creerle, los mismos volverán a votarle.
    Yo añado a los 11.064.525 de españoles imperdonables de Miguel otros tantos que votan al PP y a los nacionalistas.

  6. Ariadna dijo:

    Es muy triste haber llegado a esto, guardar rencor a cada votante tampoco va a mejorar la cosa.

  7. antonio santos dijo:

    No es rencor sino ausencia de empatía inevitable

  8. Ariadna dijo:

    Ah, vale, lo entiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s