la enfermedad de los ricos

por Juan Hoppichler
(desde Bogotá)

Llego una mañana a la Fundación y me encuentro con que tengo que cubrir el turno de un profesor del norte que llegó hace dos semanas y que se suponía iba a quedarse indefinidamente.

-¿Por qué no ha venido? –pregunto a la directora.
-Porque no puede. Está deprimido –me responde.
-Bueno…claro, es normal entristecerse a veces. Esto es muy duro.
– No. No es que esté triste. Es que está deprimido clínicamente. Tengo hasta la carta de su psicólogo donde se nos explica que tiene una enfermedad y que no va a volver.

Trabajo doble y maldigo a mi ex compañero. A mí esto de las depresiones me suena a cobardía endulzada con jerigonza médica. En lugar de sobreponerse y seguir, se escuda en una depresión, que es un lujo burgués, claro. Un universitario puede permitírselo. Enseguida vendrá un loquero pagado a darle aval clínico. Si un pobre se deprime, muere: nadie va a llevarle la comida a la cama.

No hay que tener contemplaciones con los depresivos, esos embusteros.


Puedes seguir todas las andanzas de Juan en elviajedecrispulo

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a la enfermedad de los ricos

  1. Asterion dijo:

    Depresión no es lo mismo que tristeza y rara vez está relacionada con la cobardía. Ojalá nunca en tu vida sufras una depresión.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s