conduciendo

Fotografía en contexto original: treehugger

Podría escribir al hombre que vive al filo.
O al hombre en la sombra
o al hombre que mira triste
o al hombre que quería escribir
Incluso podría mandar un correo al hombre que me habla con una sola pregunta:
¿sigues sin ganas de gatos?

Pero hay noches en las que sé que ningún hombre tiene la respuesta.

Esta entrada fue publicada en General, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s