Sin prisa

por Robert Lozinski
Fotografía en contexto original: bagatere

En Rumanía el trabajo tiene que ir lento. “Ahora mismo” significa que puede esperar. ¿Cuánto? Nadie lo sabe exactamente. El eficiente está muy mal visto. El que estropea el ritmo de “las cosas van bien como van”.

Si piensan venir a este país, ármense de paciencia, vayan donde vayan. En las tiendas las cajeras pulsan las teclas con flema. Nadie en la cola muestra ni pizca de irritación. ¿Para qué? Este es el ritmo. En el hospital el médico puede hacerte esperar horas en una camilla. ¿O es que piensas morirte ahora? El del taxi, aunque esté libre, puede decirte que está ocupado. ¿Es el único taxista en este mundo?

Me divierten los que se preguntan aún por qué en Rumanía, país europeo ya, no hay suficientes carreteras. El rumano no tiene ninguna prisa, coño. No quiere llegar ni más rápido ni más lejos. Él no quiere llegar en absoluto. Él quiere estar. Solamente. Ha descubierto lo más valioso: se puede vivir también así, estando.

———-
Robert Lozinski es autor de La ruleta chechena

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s