Desconecting people

por Marisol Oviaño
Ilustración: maggietaylor

Hay gente que cree que estoy hecha de un material irrompible.
Que resisto lo que me echen.
Que siempre saldré triunfante.
A veces, hasta yo me lo creo.

En teoría estoy de vacaciones desde el 4 de agosto, pero sólo he dejado de trabajar tres días, que aproveché para dar cera a la mesa del salón, limpiar el frigorífico, barnizar la encimera, limpiar, cocinar, lavar, planchar. Y ver la tele.

El resto del tiempo he estado trabajando en proyectos que no sé si darán dinero o no: ahora mismo hay que estar en todos los frentes, que una no es político, ni funcionario ni asalariado, ni mediopensionista, y tiene dos bocas que alimentar. Tres, si contamos al gato.

Pero llega un momento en el que el material irrompible no da más de sí.
Estoy mentalmente agotada.
Mañana me levantaré, terminaré de preparar una ensaladilla rusa cuyos ingredientes dejo enfriándose mientras duermo, cogeré el arroz con leche que he hecho hoy, haré la maleta, meteré a los churumbeles en el coche y saldremos rumbo al pueblo.
A reencontrarnos con la familia, los paseos por el campo, las tertulias bajo el nogal.
A desconectar durante tres días.
Que el otoño se presenta malo no, lo siguiente.

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s