Yo elevado a infinito

por Marisol Oviaño
Fotografía en contexto original: javabeanrush

Aprovechando que no hay nada de trabajo del que da dinero, estoy seleccionando textos del blog para una colección de libros (de momento, virtual) que queremos sacar después del verano.

En este momento me encuentro en la tarea de selección de mis textos. Es una tarea ingente, pesada. Y rara. En principio me lo había tomado como un trabajo editorial más, pero han pasado nueve años desde que fundé Proscritos LaRevista. Y releer lo que he publicado en la Red durante todo este tiempo, está siendo como repasar mi vida en orden cronológico.
Como sentarme en el diván.

Algunos artículos hablan de cosas que ya ni recordaba y resultan un feliz descubrimiento. Otros, por el contrario, ahondan un poco en heridas que nunca acaban de cerrarse. Y aprendo cosas sobre mí misma que ignoraba. Algunas duelen. Otras reconfortan.

Yo, yo, yo, yo, yo, yo.
Estoy harta de mí misma.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s