una gota en el océano

por Juan Hopplicher

Ulrike se presenta en mi casa ya de madrugada. Tiene los ojos humedecidos y parece nerviosa. Me dice que se siente mal, que no puede dormir, que elaborar cientos de informes sobre desplazamientos no es suficiente para ayudar a las víctimas, que cómo puede preocuparse por sí misma cuando millones de colombianos pasarán la noche en tugurios.

Somos una generación saludablemente atea. Y sin embargo, lo que nos humaniza -tal vez lo único que lo hace- es ese monaguillo piadoso que todavía aulla en nuestro interior.


Si quieres leer más sobre las andanzas de Juan: elviajedecríspulo

——
¿Conoces nuestros talleres on line?

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s