Es el petróleo, estúpidos

Miguel Pérez de Lema

De vez en cuando nos gusta repetir aquí que EL PROBLEMA es el petróleo. Y subimos alguno de los muchos vídeos que hay disponibles y avisan del fin de los tiempos. Sólo una especie de mega proyecto Manhattan mundial, que dedicara recursos ilimitados al desarrollo urgente de una batería de energías renovables efectivas -como se hizo para construir la bomba atómica-, podría evitar el colapso.

Sin embargo, los intereses económicos en torno al petróleo, y su relación con el poder, no parecen ser una ayuda. Unos pocos se harán increíblemente ricos, y el resto de la humanidad volverá a la Edad Media. El tiempo se agota.

La subida del precio del petróleo se come, sin despeinarse, desde hace ya algunos años, el crecimiento del PIB. La producción industrial va dejando de ser rentable y lo será cada vez menos. Algunos hogares ya están pasando frío porque no pueden pagar la subida de la luz -que no ha hecho más que empezar a subir-. El coste del transporte de alimentos amenaza con comerse el margen de la producción, y hacerla inviable. Y seguimos mirando a cualquier otra parte.

Vamos a ver el barril a 200 dólares. Y no vamos a hacer nada para evitarlo.

Es el petróleo, idiotas.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Es el petróleo, estúpidos

  1. pepe dijo:

    Es el dinero estúpidos, yo añadiría. Me quedo acojonado con lo que dice el colega en el vídeo. Echo en falta un mínimo de positivismo en su discurso, aunque es verdad que al final dice que todo será por el bien de la especie y tal. Lo cierto es que el petróleo no se acabará nunca. No paran de encontrarse nuevos yacimientos (Canarias, Mar de Alborán, etc…). Lo que si tiene un final inminente es el petróleo a unos precios razonablemente rentables. Precio de la extracción cada vez más caro=petróleo más caro Y con ello todos los derivados, ahí si que tenemos un problema, porque para la producción de energía ya están totalmente desarrolladas las tecnologías alternativas que no se ponen en marcha hasta que sean rentables, pero para los derivados, (practicamente cualquier artículo de consumo que nos rodea es derivado del petróleo, hasta las cosas más insospechadas, desde el champú hasta los medicamentos pasando por la ropa, etc. etc… la lista es infinita) para esto buscar alternativas va a requerir más tiempo y más investigación y la investigación cuesta dinero, por lo que volvemos al principio, es el dinero, estúpidos. De todas formas yo no sería de los que más perdieran en el caso de que se vaya todo a la mierda, así que casi que me alegro.

  2. Manu Oquendo dijo:

    Buenas noches.

    Hola, Miguel.
    El discurso de McPherson es, más o menos, el mismo del club de Roma en los años 70 aderezado con cosas como el “global warming” y predicciones de extinción de modo que reaparezcan millones de años de felices dinosaurios en un planeta sin hielo y con mucha más agua que hoy. Nosotros ya no estamos.

    Mientras nos amenazan con el Parque Jurásico creo recordar que el litro de gasolina en Caracas anda por las 10 o 12 pesetas (uso pesetas porque quiero hacerme a la idea de que volvemos a ella), que la mayor parte de la población mundial lo usa casi sin fiscalidad o con tasas muy bajas y que sólo los europeos (7% de la población mundial) y los americanos (menos del 6%) penalizamos su consumo multiplicando su precio entre tres y cinco veces.
    USA, también en esto, tiene la mitad de impuestos que Europa porque ellos nacieron libres y nosotros no.

    Mientras esto sucede expulsamos nuestra industria hacia los países que no tienen una fiscalidad tan brutal sobre los combustibles y, de paso, en plan torero, les compramos las mercancías y la agricultura que nos traen en barcos y aviones con combustible tax free.

    Es decir, no estamos muy bien de la cabeza. Los que nos ven comportarnos así, tan irracionalmente, se piensan que somos suicidas.

    Francamente, este asunto del “peak oil” dejó de preocuparme hace mucho tiempo; cuando comprebé que no hay el menor interés en recuperar viejísimas tecnologías alternativas (motores eléctricos, electrólisis para generación de hidrógeno, la propia base para una industria del ciclo del hidrógeno o las renovables en red inteligente privada).
    Mirad a vuestro alrededor: les importa un pito, no mueven un dedo y quienes menos lo hacen son los de la UE porque no osan contemplar la pérdida de recaudación que supondría algo como el petróleo que por cada dólar de coste real genera 4 o más de fiscalidad.

    Por otra parte hay expertos en este asunto sin agenda política (o arancelaria porque este es, en último análisis, un debate sobre aranceles basados en contenidos de CO2) que sospechan que hay un movimiento decidido y muy fuerte por parte de la industria petrolera para romper a los ecologistas y comenzar a explotar las Inmensas Reservas de “Shale Oil”. Arenas bituminosas, un auténtico horror ecológico pero a punto de arrancar a cuenta del apocalipsis del “peak Oil”. Un discurso catastrofista que beneficia a los dueños de resevas de Shale Oil.
    También están en contra del desarrollo de Red Eléctrica Inteligente (Smart Grid). Un concepto muy atractivo pero que reduce el poder de control del estado.

    La cosa funcionaría del siguiente modo: Cada edificio y cada casa sería un punto de generacíón alternativa: Eólica, Fotovoltaica, Hidrógeno bidireccional, etc. Pasamos a tener millones de pequeños productores en vez de unas pocas grandes centrales ( o además de)
    Recordemos que una forma excelente de almacenar energía es por electrólisis separando O y H y que si esto se hace a nivel doméstico los hogares podrían autoabastecerse, almacenar (para cargar el coche, por ejemplo) y, si se quiere, venderlo a la red pública.

    Imaginad el cambio en fiscalidad y estructura de poder. Hoy puedes generar pero no te dejan almacenar y te obligan a entregar a la Red. Tienes que consumir de la Red.
    Es como los esclavos obligados a comprar en la tienda de la plantación y entregando en ella los trabajitos que haces fuera de horas.

    Me alegro que Miguel saque estos asuntos porque el debate social que se va a producir es monumental si no nos lo escamotean.

    Supongamos por un instante que USA adopta el modelo “democrático” de red de generación libre y que Europa se resiste o fuerza legalmente la colectivización.

    En ese momento la desventaja en coste fiscal de Europa –que ya es un 30% más cara que USA y Japón– se multiplica por dos. Los ciudadanos de aquellos paíse se generarían su propia energía consumiéndola sin pagar nuestros brutales impuestos y competirían con nosotros desde ese menor coste.

    Lo que –tras estas cosas– está en juego es el propio modelo de estado y nuestra forma de democracia europea de esclavillos acogotados.

    Es un asunto prometedor. Pero sólo si las grandes petroleras esuviesen interesadas.

    Saludos

  3. Marisol dijo:

    Yo llevo años ofreciéndome a la ciencia para que experimenten conmigo.
    Estoy segura de que con toda la energía que despliego a diario, podría producir mi propia energía eléctrica.

  4. Asterion dijo:

    Las grandes crisis obligan a los gobiernos y a la gente a dar un salto; con un poquito de suerte, en este caso, será hacia adelante. La energía eólica y la solar ya son rentables o están en el umbral de serlo a los precios actuales del petróleo. Tras el desastre de Fukushima (¡bonitos tiempos cuando se pensaba que la nuclear era barata y segura!) y con el barril de petróleo a 200 dólares, no habrá duda de ello.
    Al final será la ley de la oferta y la demanda la que nos saque del lío de la dependencia del petróleo (¡el mercado nos va a salvar!) y es que la menor oferta de petróleo barato y la menor demanda de nuclear, aunadas a la mayor oferta de alternativas a menor coste solo puede significar un cambio de modelo. Las petroleras lo saben y creo que están viendo la manera de dejar de ser petroleras para convertirse en empresas de energía, explotando sobre todo las fuentes no convencionales. Algo como lo que sucedió con las empresas de telefonía, que pasaron a obtener la mayor parte de sus beneficios gracias a la telefonía movil cuando hasta hace menos de 20 años los obtenían por las líneas analógicas (y ahora ofrecen cuadruple play)
    Yo soy optimista; creo que se nos viene un desarrollo mucho mas acelerado de las energías alternativas, estoy seguro incluso que podremos almacenar (lo de la red de generación libre se ha planteado en Nueva York, ¡por su actual alcalde!).
    En 10 años esto será otra cosa, tiempo al tiempo.
    Saludos

  5. Miguel dijo:

    Recomiendo leer a Jeremy Rifkin y su tesis sobre la descentralización del poder y la transformación de la sociedad con lo que el llama “La economía del hidrógeno”.
    (el hidrógeno es sólo una de las variantes, añado yo).

    La descentralización y la autogeneración nos meterían en la siguiente revolución industrial y cambiarían rápida y radicalmente toda la organización social y las relaciones de poder. Por eso, está parada, paradísima. Sucedería con la energía lo mismo que con Internet y el conocimiento y alcanzaríamos unos niveles de independencia y libertad inimaginables, sobre todo en esta época de oscuridad y control desmedido.

    También se puede consultar mi reportaje sobre “Generación distribuida y autoconsumo” en el número de febrero de la revista Energetica XXI, donde se narra el último estacazo -casi mortal- que ha dado nuestro sabio Gobierno a las renovables, el único sector industrial en el que habíamos llegado a ser número uno.

    Quiero decir que esto es una lucha metafísica entre la luz y la oscuridad, y los buenos vamos perdiendo.

  6. pepe dijo:

    Miguel, tanto conocimiento te hace ser tan pesimista, no se si era saramago el que decía que un optimista era un pesimista mal informado. Creo que la revolución ya está en marcha y es imparable, hay ejemplos de ello, en calefacción se está imponiendo (poco a poco) las calderas de biomasa y en agua caliente hace años que es obligatorio para obra nueva la instalación de térmica solar. En transporte, poca gente puede creerse ya que es mejor meterse en Madrid o cualquier ciudad con su coche que ir en transporte público. Lo mismo que para viajar (con los vuelos low cost, lo que cuesta la gasolina de Madrid a Málaga te puedes dar la vuelta al mundo). Y por último la gran revolución será el coche eléctrico, ya los hay cojonudos a poco más de 5 mil euros. Si encima te cargas la batería con tu plaquita, le puedes decir hasta luego lucas a las gasolineras. Todo esta ya está en el mercado y se va a imponer por su propio peso, no lo dudeis, la gente no es gilipollas y ve lo que le es más conveniente en cada momento.

  7. Ricky Mango dijo:

    Me apabulla la plétora de información y optimismo de los comentaristas. Yo no tengo tantos datos pero juraría que, fuera de las energías petrolera o nuclear, ninguna es rentable. El coche eléctrico gasta electricidad generada en gran parte por petróleo, la biomasa es un engorro, y las renovables están fuertemente subvencionadas con nuestros impuestos. Convengo en la lógica de que las petroleras presionen para que no se les caiga el chiringuito, pero la teoría del monopolio mastermind total universal y malvado ha sido derrotada una y otra vez, o por la libre competencia (ej., Microsoft) o por la testarudez de unos cuantos (ej., las tabaqueras en el mundo desarrollado).

    Si nos olvidamos del tokamak, que siempre estará a 20 años de funcionar, hay casi infinitas formas de sacar energía del mundo planeta, empezando por los rayos. Problema: no hay ni de lejos el nivel de investigación que hubo, por ejemplo, para el Apolo nosecuántos o para la guerra de las galaxias, cuya finalidad era sólo sacar pecho (no digo que no haga falta, a veces). Las arenas bituminosas serán filfa cuando su precio de extracción sea menor que el de una simple (y escandalosamente poco eficiente) célula solar. Miguel está en lo cierto, opino: es el petróleo. Y el petróleo es la rentabilidad. Los ecologistas de canesú ideológico harían bien en asociarse a nivel mundial para sacar pasta para financiar conocimientos e investigación en energías no estándar, en lugar de tanto piar las mañanas y tocar la lira y las gónadas ajenas con el nuevo falangismo verde.

    He dicho.

  8. Manu Oquendo dijo:

    Normalmente analizamos las tecnologías desde una perspectiva utilitaria y olvidamos que las personas somos algo más complejas que eso.
    Que nuestros impulsos más fuertes y constantes son cualquier cosa menos susceptibles de justificación monetaria.
    Lo que hacemos por nuestras familias, nuestros amigos o por nosotros mismos no hay forma posible de justificarlo con un manual de economía en la mano.

    No sabemos, por ejemplo, lo que somos capaces de hacer por estar un poco más seguros, o con menos miedo, o con mayor independencia de terceros, etc. Hoy mismo se ha debido quemar otro suicida por alguna causa y ya van millones.

    Pensemos un instante en Marisol, que es un buen ejemplo de persona que presumiendo de económica toma decisiones altruistas la mayor parte de los momentos de su vida.

    ¿Qué haría Marisol si pudiese autogenerar el 80% de la energía eléctrica que consume en su casa?

    Muy sencillo, posiblemente escribiría pedaleando en una bici con rotor impulsor de solenoide y nadie sería capaz de pararla diciéndole: “Oye, Marisol, que tus watios son más caros que los de Garoña”.

    ¿Cuántos de nosotros no haríamos lo mismo simplemente por darnos el gustazo de no regalar un IVA del 18% a un gobernante como el último que hemos tenido o como apunta el sustituto según su exégeta, la Vidcetodo? ¿O para evitarnos un sobreprecio del 50% para regalar a multimillonarios que invierten en fotovoltaica a 100,000 euritos por panel y cuyos beneficios garantizados durante 25 años salen de nuestras facturas de la luz?

    La estructura de nuestros modelos políticos y económicos siempre ha tendido a ser centralizada porque las economías de escala del propietario y del poder apuntan en esa dirección. Los resultados los tenemos a nuestro alrededor y como mínimo hemos de probar alternativas aunque parezcan más caras.

    A nuestros hijos les sale más caro tener hijos que no tenerlos. Y siguen teniendo hijos y luchando por ellos.
    Por algo será.

  9. pepe dijo:

    Ricky Mango, déjame que te diga un par de cositas. El coche eléctrico se puede cargar con una placa solar que produce electricidad de una forma muy rara y muy misteriosa pero que no es el petróleo ni nada contaminante, la biomasa es verdad que es engorrosa, porque sale de la naturaleza y la naturaleza es sucia y tiene bichos que te pican y hay barro que mancha y todo es engorroso. En cuanto a que las energías verdes están subvencionadas es verdad pero si miras tu recibo de la luz verás que estás subvencionando el sucio carbón y además aquí se subvenciona a todo dios (la agricultura, la pesca, el cine, el cambio de neumáticos, la cría de la rana toro, etc…) y no pasa nada, solo molesta la única subvención plenamente justificada porque mas que una subvención es una inversión de futuro. Ricky Mango, es muy cansino intentar convencer a nadie de nada, yo solo se que yo pasaré con mi coche eléctrico por delante de una gasolinera y me descojonaré de los que os esteis rascando el bolsillo para echar gasolina. Dices que jurarías que fuera de las energías convencionales, ninguna es rentable, pero depende de lo que llames rentable, porque el coste de la destrucción del medio ambiente tiene una cifra concreta que nunca se tiene en cuenta. ¿Cúanto cuesta la vida en esta planeta? La verdad es que cuando yo me muera me la sudará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s