La complicidad de fumar

por Rodolfo Naró

Fumar ayuda a pensar, a imaginar y crear. Quita el estrés, atenúa la soledad y el miedo. Nos hace crecer y sobre todo nos hace compañía. Pero yo no fumo y nunca he fumado. Ese vicio, que se adquiere en la pubertad, como beber alcohol, me llegó tarde. Tampoco me gusta la cerveza. Ambos son rituales de iniciación a la vida adulta, porque nadie puede negar que el primer trago y la primera calada, no son chocolate, saben horrible, son vomitivos, causan mareo, revuelven el estómago y sólo nos acostumbramos a ello por pura terquedad, por pertenecer a un grupo.

Siempre me han gustado las mujeres que fuman, sin distinción, sean fumadoras sociales o de buró. Me gustan por transgresoras y autodestructivas, porque al fumar no le temen a la muerte y mucho menos a la vida. Son mujeres combativas, meticulosas, con los nervios a flor de piel. Hablan de gustos de cigarro como si fueran caramelos. Aunque para mí todos huelen a lo mismo, ellas distinguen los mentolados de los ligth, tabacos rubios de aquellos hechos con papel arroz. Respetan a los fumadores de Raleigh como al hermano mayor.

Envidio esa complicidad de baño de mujer que se hace entre fumadores. Ahora que está prohibido fumar en cualquier sitio, cuando veo a más de dos que se salen a la calle a compartir el fuego, me digo, a ese grupo quiero pertenecer y me pregunto qué se están contando en el espejo de esa calada, de quién se estarán riendo, de retrete a retrete bajo un árbol, a qué conclusión habrán llegado al lavarse las manos de humo. Aunque sean desconocidos, los fumadores se agrupan al pie de la calle, se miran a través del mismo filtro. Yo los observo desde la mesa del bar y no me atrevo a acompañarlos, sé, que si lo hago, al llegar cambiarán el tema, atenuarán la voz y me mirarán como a un extraño que nunca está a la altura de su modo de muerte.

Nadie cree que va a morir por fumar, aunque el cigarro tenga raticida y más de cuatro mil sustancias que no sé dónde caben en un pitillo. Tampoco les importan las nuevas fotos en las cajetillas que a mí me gusta coleccionar: un feto verdoso, una boca con los dientes podridos, un hombre sin una pierna o en lecho de muerte, mientras su hijo le llora. Una docena de tragedias retratadas con frialdad de principiante. La que más me conmueve es la foto de la rata, he oído decir a algunos. Yo prefiero la del tipo con enfisema. Ahora no sólo escoges la marca, sino también autorretrato. A mí no me dé esa, escuché decir a otro en la caja de un Oxxo haciendo fila para pagar, prefiero el de las muletas, así por lo menos sabrán de qué pie cojeo.

____________________
Rodolfo Naró, Tequila, Jalisco, 1967. Poeta y narrador. Cállate niña (es su nueva novela y Ediciones B su nueva casa editorial. Puedes leer extractos de su novela en su blog

Esta entrada fue publicada en Adicciones, General y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a La complicidad de fumar

  1. kurtz dijo:

    Ser el humo de tu cigarrillo…

  2. Asterion dijo:

    De fotos de principiantes nada, están superpensadas; por ejemplo, la de la rata muerta, lo primero que pensé fue “¿porqué ponen la foto de una rata muerta si las ratas no fuman?” y para conocer la respuesta hay que leer el aviso y el aviso da que pensar; si bien todo el mundo sabe que fumar es malo para la salud, ya todo el mundo lo tiene asumidísimo y raramente piensa en ello. Quizá estas fotos y estos avisos ayuden a ofrecer otra perspectiva sobre el riesgo y a hacer mas facil el autoconvencimiento para dejar un hábito que es malísimo pero a todas luces muy placentero y adictivo (para quienes fuman, evidentemente).

  3. Toni dijo:

    Mi queridisimo Rodolfo,

    Tengo 53 años y soy un pobre fumador desde los 13 años, no sé si me ayuda a pensar, (…?) pero me relaja, no é si sera el Polonio 210 o los 2900 aditamientos restantes que contiene, de lo único que estoy seguro es que voy a morir “mortalmente” (antes o después). no?

  4. Kurt, Asterion, Toni,
    gracias por seguir leyéndome y por sus comentarios, fumar es un placer, como el beber o comer solo que a veces la moderación nos falla, como en el beber y en el comer. Es parte de nuestra naturaleza autodestructiva.

    Saludos.
    Rodolfo Naró

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s