El guru y otras hierbas, 64

por Tímido Celador

– ¿No vas a fumarte el cigarrito de después?
– No hay prisa- contestó acariciándome la cara.

En circunstancias normales, aquel gesto habría sido suficiente para activar mis sistemas de alarma. Pero en lugar de pretextar cualquier memez y empezar a vestirme, cogí su mano y besé su palma. No la amaba y ella lo sabía. Y a pesar de saberlo, me miraba con agradecimiento. Sabía cómo seducir a un hombre.

– Quiero aprender.
Ella sonrió tristemente, me besó con delicadeza en los labios y me abrazó, utilizando mi pecho como almohada. No podía verle la cara.
– Ya hemos tenido esta conversación antes.
– Pero es que ahora quiero aprender de verdad- dije peinando su melena con los dedos-, ya no tengo miedo.

Un mechón blanco quedó al descubierto. Suspiró como si estuviera cansada, y tardó un rato en responder.

– Y ¿qué coño quieres aprender?
– A envejecer con dignidad.

Su silencio me dijo que no había esperado aquella respuesta. Suspiró y me besó en el pecho.
– Eso se llama sabiduría, y la sabiduría no se puede enseñar.
– ¿Por qué no?
– Porque la sabiduría la da la experiencia, y mi experiencia es completamente distinta de la tuya. Yo he llegado aquí por un camino que sólo yo puedo transitar.
– Entonces ¿para qué sirven los maestros?

——————

Para ver todos los artículos de esta serie, pincha aquí

Esta entrada fue publicada en General, Series, Sexo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s