El muro de las lamentaciones

por Manolo Arana
Fotografía en contexto original: cuandocalientaelblog
muro

Las prisas por sentirme arropado
mimado/tranquilo/besuqueado/caliente
esposado/taquicárdico/emparedado
me traen por la calle del amar-gor infinito
(si preguntan, esto no es una exageración, es una hipérbole).
Por eso es necesario, estrictamente
necesario
–que decía el poeta-,
frenar el estúpido y frenético baile
que me ha arrastrado a este punto ciego.
Desplacé (para que negarlo, fui yo)
el centro del universo a un lugar tan insano
como (y, tal vez, por eso) atrayente
y ahora no hay manera de hacerlo remontar.
Así que seamos realistas
y dejémonos de lamentaciones,
y ya que vamos a meter la pata,
metámosla hasta el mismísimo fondo.

Esta entrada fue publicada en General, Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a El muro de las lamentaciones

  1. dulcinea dijo:

    Di que sí. Mejor arrepentirse de lo hecho que lamentar toda la vida no haber tenido valor para hacerlo. De lost to de river.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s