Conversaciones con Kafka, otra vez

por Proscrita
kafka-f

Hoy, al terminar la clase, nos quedamos a fumarnos un cigarro y hablar un poco de literatura.
Salió Kafka en la conversación. Casualmente, tenía a mano “Conversaciones con Kafka” de Gustav Janouch (Editorial Destino) y se lo recomendé a uno de mis alumnos.

El libro permite un acercamiento al Kafka humano que tenía un trabajo absurdo. Si hubiera podido dedicarse a escribir en un palacete, no habría escrito lo que escribió. El Kafka escritor fue un hombre.
Un hombre con una lucidez lacerante como sal en la herida. Y un buen día Janouch, adolescente ávido de aprender, aparece en su despacho de funcionario.
Leyendo el libro, nos damos cuenta de que el maestro encontraba alivio en pasear junto al joven. En sembrar. Probablemente Kafka supiera que aquel muchachito, si llegaba a escritor, algún día acabaría escribiendo sobre él.

Cuando hoy he comentado que Janouch no ha leído gran parte de la obra de su maestro, los admiradores de Kafka se han llevado las manos a la cabeza.
Pero yo le entiendo.
Quería al hombre antes que al escritor.
El escritor es la figura pública. Cualquiera puede comprar un libro de Kafka y hacerlo suyo.
Pero Janouch le oyó toser.

Esta entrada fue publicada en Alumnos talleres escritura, Crítica de libros, General, Literatura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s