Un feliz descubrimiento

por Marisol Oviaño
adolescendia-dos

La profesión de lector conlleva una pérdida de la inocencia: cuanta más experiencia acumulas, más difícil resulta encontrar libros que te emocionen. A la postre somos yonquis buscando la pureza que nos lleve al más revelador viaje: esa voz única, ese personaje arrebatador, ese poema que nos deja con las patas colgando…

No conozco a Manuel Arana- trataré de ponerle remedio a eso cuanto antes-. Compartimos espacio en un folleto de la Casa Encendida: ambos éramos ponentes en el taller “Blog y Literatura” en días distintos. Aunque pensé visitar su página , la intención quedó archivada en alguna carpeta mental de cosas poco urgentes, y no lo hice.

El otro día bajé a comer a Madrid con mis más leales proscritos, y aproveché para esquilmar un poco la biblioteca del hombre en la sombra. Él me provee de lectura, me hace reír, me da qué pensar y a veces me prepara un salmorejo de chuparse los dedos. Cuando ya me iba, me dijo “espera, tienes que leer esto sin falta, es del perfopoeta que compartió cartel contigo , llévatelo”. Y metió en el paquete un librito de poemas, Adolescencia dos: poemas hormonados.

Anoche, después de una buena sesión de esgrima con mi discípulo favorito, me metí en la cama con Manuel Arana (entiéndase la licencia poética).

Sólo diré que hacía mucho, mucho tiempo, que un libro de poemas no me hacía tan feliz.
Aquí os dejo un botón de muestra.

Transparencia

Y ya no importan los ensayos
ni los buenos consejos.
En un simple giro, el universo
me mira a través de unos ojos
y se clava en el centro de mi discurso
– esa pieza de relojería que contempla cientos de posibles variantes-.

El plan maestro se esfuma
y deja al descubierto todos mis tatuajes
pintados a boli.

Mientras mis palabras se llenan
de verdades, veo alejarse el encanto
del que sabe guardarse el mejor truco para el final.

Lo sé y lo siento. Soy innecesariamente
sincero. Y ella
ha mirado tres veces el reloj.

(Manuel Arana)

Esta entrada fue publicada en Crítica de libros, General, Literatura, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s