Construyendo, 1

por artistadesconocida
Fotografía en contexto original: utopico99

La vida es de los valientes, se dice abriendo el cierre del local que tantos y tan malos recuerdos le trae.
Lo compró hace años, para ayudarle. A pesar de que ya estaba cortando las amarras que la ataban a él. El amor tiene esos rescoldos que te queman vivo, pero curten.

Aprendió de aquella experiencia que no se debe ayudar a quien no quiere ser ayudado.
Hay que dejar total libertad de acción a los suicidas.

Vio al suyo enloquecer tras este escaparate, aferrado al mostrador como si fuera una tabla que pudiera mantenerlo lejos de la realidad. En su locura, él creía que este pequeño espacio era el único refugio, un útero materno en el que estaría a salvo de sí mismo. Y defendió con uñas y dientes su derecho a matarse a conciencia entre estas cuatro paredes, a la vista de todos, delante de sus propios hijos, demasiado niños para comprender por qué papá les miraba como si fueran invisibles y les negaba el saludo.

Pero la vida sigue.
El local ya no es la trinchera de nadie y está pidiendo a gritos que alguien le dé una utilidad.

El cierre ya está en todo lo alto.
Abre la puerta y sube los interruptores del cuadro eléctrico. Los neones se encienden con su ruido de soledad de grandes almacenes. Sus pasos resuenan en la tarima cuando, caja de herramientas en ristre, se dirige a la trastienda. Se sienta sobre una de las mesas de trabajo, lía con parsimonia un cigarro, lo enciende y repasa todo lo que habrá que desmontar para que, lo que antes era el servicio técnico, acabe pareciendo un aula.

Deja el cigarro sobre un cenicero que lleva impreso el nombre que todavía luce en el cartel de la entrada. También se ha llevado un viejo radiocasete, mete una cinta de Louis Amstrong y Ella Fitzgerald, coge el destornillador y comienza a desmontar estanterías.

Ha echado la llave porque desde la trastienda no oye si alguien entra.
Los amigos llaman al timbre cuando van a ayudarla.
No pasa mucho tiempo sola.
Si las autoridades- las que acaban de recibir miles de millones para ayudarnos a salir adelante- lo consienten, dentro de poco tendremos escuela proscrita.

—-
Si quieres leer todos los artículos de esta serie: Construyendo

Esta entrada fue publicada en General, Lecciones de la vida. Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a Construyendo, 1

  1. Miguel dijo:

    Hay que hacer alguna clase de limpieza feng sui o santera o algo -pintarlo tal vez sea suficiente para el hombre blanco- pero hay que eliminar esa mala vibración lo primerito.
    No es ninguna broma.

  2. marisol dijo:

    En ello ando. Porque, no he contado que los siguientes inquilinos que hubo después: ¡han robado los ordenadores de medio pueblo! Mañana tengo que ir a declarar al cuartelillo, no te digo más.
    Sí, habrá que hacer algo de magia blanca. Aunque yo creo que el buen rollo de todos los que se acercan a echar un capote, está cambiando las vibraciones. Eso y una buena manita de pintura…

  3. Elena dijo:

    ¿Qué es lo que estáis organizando y dónde?

  4. Carmen K. dijo:

    Artistadesconocida,
    mucha suerte en esta nueva singladura.

    Es un proyecto muy bonito ese de organizar talleres proscritos. ¡Qué suerte tener un local, aunque sea atiborrado de recuerdos chorreantes de dolor!

    Los recuerdos, afortunadamente, son reciclables; solo hay que encontrar el contenedor preciso; ahí es dónde más se puede tardar, ya que, ni la Comunidad ni el Gobierno de la Nación, nos lo ponen fácil. ¡Cuánta voluntad necesitamos par ir a buscarlos! (Esto tampoco garantiza que lleguemos al correcto).

    Va a quedar precioso. Lástima que vivamos tan lejísimos y no nos podamos ayudar más allá de la palabra (que no es poco).

  5. Carmen K. dijo:

    Ah! que se me ha olvidado un apunte acerca de limpieza de aura, magia blanca…

    La próxima luna menguante, en la hora Satwa (cuando está oscureciendo), encender sándalo o musk en todas las estancias del recinto. Mientras se enciende, visualizar lo que se quiere hacer ahí. hacer 10 respiraciones pausadas, siempre visualizando. Dejar que se apaguen solos (eso sí, con precaución, no está el percal para que líes la de San Juan). Al día siguiente poner sal gorda, por la mañana, detrás de las puestas y accesos al local.

    El primer día de cuarto creciente, encender sándalo o mirra en todas las estancias. Encender en una de ellas una vela blanca. Cerrar los ojos, respirar pausadamente 10 veces mientras se visualiza lo que se quiere. Cuánto más clara y precisa sea la visualización, más posibilidades existen de que se haga realidad. Dejar que la vela se apague sola (y precaución).

    También leo la mano izquierda y hago cartas astrales en varios idiomas (Dios mío, ¿será ese mi futuro, el de pitonisa de feria? ¿el de ferianta? y yo empeñándome en enseñar a comer al mundo!).

    ¡Va a quedar precioso!

  6. marisol dijo:

    Responderé yo, porque soy la que carga con la caja de herramientas en la crónica de artistadesconocida.

    Primero a Elena, que preguntó antes: estamos abriendo una sucursal física de Proscritos en Torrelodones, Madrid. Pronto haremos diez años en la red, nunca habíamos tenido una puerta abierta al mundo real, un escaparate a la calle. Hasta ahora habíamos trabajado siempre con escritores en el mundo virtual y nuestros lectores eran unos y ceros que sumaban cifras en nuestras estadísticas y de vez en cuando se ponían en contacto con nosotros. Ahora además, tendremos un cartel en la puerta. Tendremos incluso puerta.

    Allí se trasladan las oficinas- mi mesa y mis ordenadores- de todas las ramas de Proscritos: el blog, la revista, la asesoría y la editorial. Y, además, tendremos un espacio- pequeño- en el que organizar talleres de escritura, de lectura, de pensamiento, de poesía, de política, de centros florales… (de lo que nos apetezca), organizar monográficos, conferencias, charlas interesantes, pequeñas exposiciones…

    Carmen K:
    Muchas gracias por tu apoyo y tus consejos. Fue lo primero que pensé: que a ti te pilla lejísimos. Pero es lo que hay.
    Respecto a los rituales, no tengo yo el disco duro para lunas llenas y palabras mágicas. Creo en lo que hacemos y sé por experiencia que, si yo me siento frente a un escaparate, medio pueblo desfilará por allí para hablar conmigo. Esa será mi magia blanca. Además, el otro día encontré el agujerito por el que se seguía colando el mal karma.
    Sólo ha hecho falta un poco de masilla para cegarlo.

  7. Elena dijo:

    Yo también vivo lejos de Madrid. Si no fuera así, sé que sería un sitio por el que me dejaría caer a menudo.

    Pero sé también, que a pesar de la distancia, alguna vez tocaré esa puerta.

    Y una vez más, y escuchando también a nuestros amados compañeros Ella y Louis (bálsamos para el alma) os doy la enhorabuena por este blog, por lo que conseguís con el, por vuestra humanidad.

    Mucha suerte, Marisol, Artistadesconocida y demás proscritos. Se ve un proyecto tan ambicioso como bonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s