Postales para Miguel, 2

por Marisol Oviaño

En los últimos días he conducido unos 1.600 kilómetros al volante de mi cochecito Cuando paramos a repostar, no puedo evitar acariciarle el lomo, como a un fiel servidor de largas crines.

La carretera invita a fantasear con una vida errante. Mis hijos tomarán pronto sus propias decisiones, pero hasta que ese momento llegue, soy yo el capitán de este barco. Y pienso que, con lo que me gasto en pagar el alquiler, los recibos y demás cargas de una casa, podríamos vivir viajando una temporada, alimentar la insaciable máquina literaria con curvas, autopistas y caminos comarcales.

Ya tuvimos ocasión de comprobar la hospitalidad de los Proscritos cuando estuvimos en México.En casi todos los países encontraríamos alguno dispuesto a darnos alojamiento durante unos días. Sería una experiencia inolvidable para todos nosotros: un viaje sin meta en el que nuestro único objetivo fuera llenar nuestro corazón de emociones.

Y, cuando nos cansáramos, sólo tendríamos que buscar otro piso de alquiler y dejar el coche bien aparcado.

Por cierto, estoy en Cantabria. Te escribo desde el jardín de un capitán de petrolero.

Esta entrada fue publicada en General, Viajeros. Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a Postales para Miguel, 2

  1. Miguel dijo:

    Eso se parece a la vida de Sarah Connor, esperando a que envíen a Terminator desde el futuro. No olvides esconder armas automáticas en el desierto y entrenar a los chicos para la guerra contra las máquinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s