Dinero (7)

por artistadesconocida
Fotografía en contexto original: deputy-dog

 

Un buen día ibas a una casa que era mucho más pequeña y más humilde que la tuya.
Habitaciones en las que dormían tres y cuatro hermanos, cocinas en las que se comía por turnos, salones en los que no podían estar sentados todos los miembros de la familia a la vez.

La casa de cualquiera de mis tíos paternos, por ejemplo.
Mi padre era, sin lugar a dudas, el triunfador de todos los hermanos.
Con diferencia.

Y al día siguiente, un constructor amigo de mi padre, nos invitaba a comer en su chalet de la sierra.
Entonces nuestro piso parecía una ridiculez al lado de las pistas de tenis, la piscina, el futbolín, el billar, la mesa de ping-pong, las bicis y las motos que los hijos del aquel hombre amontonaban en el garaje, donde el hermano mayor se estaba montando una discoteca más grande que nuestro salón.

En el colegio me decían: todos los hombres son iguales.
Yo pensaba: mentira

Esta entrada fue publicada en Dinero, General, Lecciones de la vida y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s