ser madre (7)

Por Marisol Oviaño

Algunos días, como hoy, me siento incapaz de ser fiel al retrato que dibujó mi hijo hace meses.

Cuando amenazo ruina, sólo tengo que mirarlo: me da arrestos y me recuerda que un caballero jedi nunca se rinde, que la Fuerza me acompaña.

Pero hay noches en las que de buena gana arrojaría la espada láser por la escotilla, y me pondría el uniforme blanco y anónimo del Imperio, ese enemigo que no muere nunca.
En esos momentos de nada sirven los retratos.
Entro en las habitaciones de mis hijos cuando duermen.
Escucho en silencio sus respiraciones tranquilas, confiadas, me alimento de ellas en silencio hasta que la espada vuelve a brillar en la oscuridad, llenándolo todo con su zumbido.
Un día más, nos hemos puesto a salvo.

Un poco de literatura antes de dormir y mañana volveré a estar lista para seguir luchando contra Darth Vader.

Esta entrada fue publicada en Familia, General, ser madre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s