Contradicciones

Por Sargento Asuvera
Fotografía en contexto original:cagaepais

La Comandante tiene citas.
Soy yo quien vela por ella y conduce a la ida y a la vuelta.
Si la cosa sólo ha sido un desahogo, se subirá al coche y tardará menos de dos minutos en hablar conmigo sobre el curso de la guerra.

Pero a veces, muy pocas, se arrellana en el asiento con una sonrisa desabrochada, baja la ventanilla, fuma contra el viento ajena a mí, ajena a la guerra.
Y yo albergo esperanzas de que esté enamorada.
Ya que no de mí, de otro.

Hoy bajó la ventanilla, fumó contra el viento.
Y reparó en mi mirada.
No me mire así. Si me enamorara, usted se quedaría sin trabajo: Somos soldados, hemos nacido para la guerra.
Y además, si otro me protegiera ¿qué sentido tendría su vida, sargento?

Comprendí la trampa de la pregunta en la primera curva oscura por la que regresamos a nuestro mundo de unos y ceros.

Esta entrada fue publicada en EJÉRCITO DEL FUTURO, General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s